16 jul. 2013

Aquel que fuimos







Nuestra habitación es el lugar que mejor nos conoce. Guarda todos nuestros secretos y conoce todos nuestros sueños. La llenamos con nuestros libros, nuestra ropa, nuestras respiraciones. Es testigo de todos nuestros ánimos y rebeldías.

Pero de pronto un día nos mudamos de casa, de habitación o simplemente necesitamos un cambio. Nos detenemos y miramos nuestro dormitorio. Las mismas cosas de siempre, el mismo olor. Sin embargo, ya no es lo mismo. Es otro. Ya no son nuestras cosas sino que son de otro. Los recuerdos de otra persona. Esa persona que fuimos.

Todos los días son distintos, el sol brilla de otra manera y el aire sabe distinto. Al igual que la naturaleza cambiamos nosotros también. Crecemos, maduramos, evolucionamos.

Y esa habitación tan repleta de secretos y sonidos ya no es nuestra, sino que es de aquel que fuimos.

2 comentarios:

  1. ¿Porqué será que me identifico con todo lo que escribís? jejeje...
    Hace poco me mude y deje mi casa, mi habitación, ese refugio que me protegía de todo. Lleno de mis recuerdos, de tantas cosas... mi cama, mi biblioteca, mi todo...
    y justamente cada vez que vuelvo a casa y duermo en la misma cama de siempre, me siento una extraña, una invasora... en parte me asusta sentirme así.
    No sé si diría que soy otra, quizá si... y quizá me asusta desprenderme de las cosas, del pasado.

    ResponderEliminar

Nada de Spam!

"Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos"
Ray Bradbury