31 ago. 2013

ESE MOMENTO



Es ese momento.
 
El viento te golpea en la cara. Pasas cambio y pedaleas más fuerte. Sientes cada musculo de tu cuerpo trabajando. Un auto pasa a tu lado. Sigues pedaleando y de pronto como un flash cegador llega ese momento.

Sientes un cosquilleo en la comisura de los labios y en menos de un segundo se forma una sonrisa en tu rostro y de tu garganta brota una carcajada. Como una cascada, fluye naturalmente. 

Es un instante fugaz. Como un tren a todo vapor, un pensamiento cruza tu mente. Quizás es un recuerdo, una idea, un destello de brillantez, pero no importa. Sea lo que sea logra robarte un segundo de risa. 

Y allí estas, rodeado de mundo y a la vez solo. Tu bicicleta y tú. Riéndote, sonriendo. Aunque sea un momento breve, es único. Porque solo tú sabes de él. Los autos que vuelan a tu alrededor creerán que estás loco riéndote ahí solo pero tú sabes que no es así, porque solo tú eres conocedor de ese secreto pensamiento que ilumino tu mente.
Y te ríes y es sincero. 

Estas solo tú, no hay gente, bromas de mal gusto, silencios incomodos, prejuicios, cortesía falsa o tontas reglas de comportamiento.  Y quieras o no por carente de sentido que sea lo que te provoco una sonrisa, esta es verdadera, autentica. Así que sientes que flotas, porque por un instante eres sincero contigo mismo, sin la presión del grupo. Eres simplemente tú. 

Tú en una bicicleta riéndote de algo que solo tú conoces. 

2 comentarios:

  1. Me ha encantado el relato, es muy original y expresa muy bien los sentimientos.

    ResponderEliminar
  2. Te sigo invadiendo el blog Cati..
    Me sentí totalmente identificada con lo que escribiste porque lo viví en carne propia. Desde que me mude, el lugar donde vivo ahora es mas tranquilo y salgo mucho a andar en bici, y me sorprende leer esto porque he sentido exactamente lo mismo. Que increíble. Es tal como lo decís, un momento con uno mismo, sin nada ni nadie mas... es breve pero mágico.
    Me encantó...

    ResponderEliminar

Nada de Spam!

"Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos"
Ray Bradbury