21 mar. 2014

Los puentes de Madison County, Robert James Waller




Mientras se dirige hacia una granja desconocida para preguntar una dirección, Robert Kincaid no puede sospechar que al final del camino arbolado le espera una experiencia única, irrepetible, que marcará su vida para siempre. Acostumbrado a la vida trashumante de fotógrafo profesional, Robert, a sus cincuenta y dos años, es un hombre que sólo se encuentra a gusto viajando por los lugares más exóticos del planeta.
En esta ocasión, sin embargo, su trabajo le lleva a Madison County, un bucólico y apartado rincón de Iowa donde Francesca, dueña de la granja, vive una plácida madurez, añorando la Italia que dejó hace años para casarse con un soldado americano. La fuerte atracción que surge entre Robert y Francesca despierta en ellos ese tipo de emociones que se creen olvidadas, pero que habitan en cada uno de nosotros.


Si hay algo que adoro es que me recomienden libros. Este me lo recomendó mi hermana y sin duda tenía motivos para recomendármelo. 

Robert es fotógrafo y está haciendo un trabajo para el National Geographic sobre puentes cubiertos. Es un caluroso día de verano y se detiene en una pequeña granja en busca de indicaciones y termina encontrándose con Francesca, una mujer casada con un hombre al que no ama y atada a un pueblo en donde no se halla. Pero su marido y sus hijos no están y Francesca sabe que Robert no es como el resto de los hombres. En él hay algo poderoso y salvaje que hace que Francesca se lance al vacío y decida no solo darle indicaciones sino acompañarlo. 
 
Francesca y Robert no son solo dos personas que se han encontrado sino que son dos personas destinadas a encontrarse, sus caminos estaban trazados por el destino y en algún momento se iban a encontrar. Su encuentro dura solo cuatro días pero el amor que encontraron en esos cuatro días duras para toda la vida. 

El punto fuerte de esta novela son los personajes. Francesca una mujer que  ha olvidado lo que es la pasión y que ha dejado de lado sus sueños por su familia, quedándose estancada en un pueblo cerrado y conservador. Robert un fotógrafo que alguna vez estuvo casado pero que luego se divorció. Un hombre solitario, inteligente, tímido, dulce y con una fuerza increíble. En palabras suyas “un último en su especie”.

Este libro nos narra la clase de amor que traspasa océanos y décadas. Es una novela corta y ágil de leer que te atrapa y la lees en una tarde. Es atípica y dulce. A la vez que trágica. Dos personas que están destinadas a encontrarse  y que experimentaran un amor capaz de transformar toda su existencia.



4 comentarios:

  1. Me re suena porque creo que hay una peli.
    El último párrafo me convenció a querer leerlo así que me voy a fijar si lo consigo.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  2. Como lo planteaste en la reseña, parece una novela bellísima. Creo que conozco la trama, ya que me parece que este libro tiene su adaptación en la cinematografía si no me equivoco. Qué bueno que tu hermana te lo recomendó, un besote.

    ResponderEliminar
  3. Mi mamá vio el fin de semana pasado la película, y la llame para saludarla, y lo primero que me dice es: "Le dije a tu hermana que no me pasaba nada, pero en realidad estoy llorando. Tu papá me hizo ver los puentes de Madison!" Así que yo me empecé a reír, pero me contó de que iba la peli. Por lo que me contó ella y lo que cuentas tú, parece interesante. A lo mejor en algún momento le de una oportunidad, porque parece una de esas joyas que son imperdibles.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Hace mil años que leí este libro y apenas lo recuerdo. Sólo sé que me gustó y me entretuvo, así que quizás va siendo hora de leerlo.
    Muy buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar

Nada de Spam!

"Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos"
Ray Bradbury