19 may. 2015

Mamá, Joyce Carol Oates



 


A sus treinta y un años, Nikki Eaton ha alcanzado la liberación sexual y la independencia económica. Nunca se ha visto a sí misma como «hija», sin embargo, la inesperada muerte de su madre la llevará a una intensa transformación personal. A lo largo de un año crucial se verá inmersa en la pena, pero también en la sabiduría, e incluso en un amor repentino y providencial.


Mamá es un libro que no recuerdo porque saque de la biblioteca, hubo algo (no sé muy bien que) que me indico que debía darle una oportunidad y estoy feliz de decir que no me equivoque.

En esta novela nos encontraremos con Nikki, una protagonista que acaba de sumarse a mi lista de protagonistas femenina favoritas. Nikki es una periodista de 31 años, un tanto inmadura, algo así como rebelde, desordenada, bastante antisocial con el resto de la gente,  amante de un hombre mayor que ella, que además está casado, hasta diría que un poco inestable. Todas estas características se verán amplificadas cuando la madre de Nikki muera.

Esta novela es el relato de como Nikki sobrevive a su primer año sin su madre. Totalmente desolada se mudara a la casa de su madre para ordenar y poder ponerla en venta pero terminara viviendo allí, rebuscando entre las cosas de su madre, descubriendo quien fue realmente su madre, y también haciendo un poco todo aquello que su madre hacía. 

«Ésta es la historia de cuánto echo en falta a mi madre.
Algún día, de una forma única, será también tu historia.»

Además de Nikki tenemos a Clare la hermana mayor de Nikki, que vendría a ser una típica maestra mala y que aunque muchas veces es exasperante me gusto la relación que tienen entre las dos, porque no es idílica ni nada por el estilo, sino que es bastante mala, pero demuestra que por mucho que ocurra siguen siendo hermanas. Por otro lado tenemos Wally el amante casado de Nikki, relación que toda su familia desaprueba. Pero prefiero no hablar de eso. 

Solo diré que Mamá es una novela que se lee, simplemente la lees porque no puedes dejar de hacerlo, porque aunque su escritura sea bastante sencilla es también muy realista e irónica y hasta mordaz. Porque la autora logra una novela que se lee sola y que necesitas leer porque todos en algún momento pasaremos por eso y no quiero que se confundan no es una historia triste ni melancólica, es simplemente la vida y como aprendemos a vivir con lo que ocurre.



7 comentarios:

  1. Hola Cati!
    No me acuerdo dónde vi este libro antes. Y sí, definitivamente lo quiero leer, una forma de prepararme con la historia de Nikki para cuando me pase lo mismo a mí. Aunque quisiera que mi mamá fuera inmortal y no se muera nunca. Quiero leerlo, estoy segura que me va a encantar.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  2. Hola :) Es una me llama y no me llama la verdad, creo que no pega conmigo pero lo veo super interesante y eso de que no puedas dejar de leer siempre es bueno. Gracias por la reseña, un besin^^

    ResponderEliminar
  3. Llama la atención, pero la verdad es que no sé si estoy lista para leer este tipo de cosas jaja pero para algún momento de la vida lo voy a tener que leer. Me gustan los libros con estas temáticas, pero este va para mas adelante jajaja
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta Oates y este libro me pareció estupendísimo, de hecho suelo recomendarlo.
    Besos
    PD. Estoy de sorteo internacional, igual te interesa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sorpresa, no había encontrado a nadie que la hubiera leido!

      Eliminar
  5. Parece una lectura dura y emocional, en especial al tener en cuenta la edad que tiene la protagonista. Me atrapó la idea de que "se lee sola". Está para tener en cuenta :)

    Un beso grande
    Nati
    http://khaleesigeek.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  6. No lo conocía pero tampoco tiene mala pinta, me llama la atención por eso de que la protagonista se ha convertido en una de tus protagonistas favoritas ;)
    Gracias por la reseña.

    Un beso

    ResponderEliminar

Nada de Spam!

"Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos"
Ray Bradbury