13 nov. 2015

Primero hay que perderse para luego encontrarse




Lucy Christopher diría que el desierto australiano es un lugar para desaparecer, para perderse y para encontrarse “It´s a place for disappearing, you´d said, a place for getting lost… and for getting found”. John Green diría que primero hay que perdernos antes de encontrarnos a nosotros mismos “You have to get lost before you find yourself” y creo que podría seguir encontrando ejemplos porque la idea de perderse y encontrarse no es nada original. Pero si es bonita y si nos detenemos a pensar sobre ella es bastante cierta. No es fácil encontrarse a uno mismo en una ciudad de cemento o en una habitación saturada de palabras. 

Pero en este momento no me interesa encontrarme a mí misma como persona, aún no quiero enfrentarme con mis sentimientos más profundos y oscuros, por ahora solo quiero encontrarme como escritora. Quiero saber qué clase de escritora soy o si puedo siquiera adjuntarme el título de escritora. 

Cuando uno quiere dedicar su vida a las palabras solo sabe una cosa: quiere escribir. Pero es que hay demasiadas personas que escriben en este mundo y tantos libros que ya han sido escritos que las historias que aún nadie ha contado están en peligro de extinción. Así que si queremos triunfar y lograr que nuestras palabras vuelen alto y lleguen a lugares lejanos, que alguien se tome la molestia de traducir nuestras palabras y otro en leerlas en voz alta, tenemos que ser originales, únicos, tenemos que ser nosotros mismos. 

Y para eso hay que encontrarse con uno mismo, pero primero hay que perderse. Hay que perderse en todos esos libros que ya han sido escritos y leídos, hay que explorar todos los géneros e idiomas. Tenemos que saludar a la mayor cantidad de autores posible, conocidos y amateurs. Tenemos que leernos todos los libros que haya en nuestra biblioteca. Y recién luego tenemos que empezar a escribir, palabra tras palabra. Nos inventamos historias y las prendemos fuego, las volvemos a escribir. Nos volvemos promiscuos y nos acostamos con todos los géneros. Nos vestimos de detective y nos desafiamos a escribir la mejor historia de amor de todos los tiempos. 

Quizás si somos suertudos en ese largo y difícil proceso descubramos que hemos llegado, que finalmente nos hemos encontrado. Hemos sido capaces de responder a la pregunta más temida. ¿Qué es lo que queremos escribir? Escribir por escribir es sencillo pero escribir algo que realmente valga la pena, algo que sintamos realmente sincero y real es la verdadera tarea.  

Si somos los suficientemente testarudos y continuamos peleándonos con nosotros mismos y poniéndolo todo en papel, quizás lograremos perdernos, ahogarnos en ese mar de tinta y justo antes de que al aire se acabe algún sustantivo pase surcando esas tumultuosas aguas y nos rescate. Nos lleve a tierra firme y finalmente seamos capaces de empezar a escribir lo que realmente queremos escribir.

Puede que este equivocada y solo sea una idea bonita que siempre aparece en la literatura y el cine pero quizás tenga razón y sea necesario alejarnos de todo, internarnos en el bosque y no frenar hasta que seamos capaces de enfrentarnos al espejo y no apartar la vista. Y si el bosque no es lo suficientemente silencioso como para escuchar nuestros pensamientos tendremos que seguir el consejo de Lucy Christopher y perdernos en el desierto australiano. Y finalmente encontrarnos.

3 comentarios:

  1. Una de las ideas más preciosas que hayas escrito hasta ahora. Me conmovió; nos describe de cuerpo entero a nosotros, los escritores, los poetas, los que amamos las palabras y pugnamos por buscar dentro de nosotros mismos las historias que hemos de contar. Un excelente texto. Saludos. ^_^

    ResponderEliminar
  2. Hola Cati!
    Algunos dicen que para ser escritor hay que vivir muchas aventuras y tener un lindo repertorio de anécdotas, que solemos escribir lo que conocemos y hemos vivido. Al menos eso suelen decir, pero la imaginación a veces va más allá de nuestras propias experiencias. Una de mis mayores fuentes de inspiraciones y donde he sacado más ideas para historias que quiero escribir es con mis sueños.
    Pero también pienso que tenés razón y que si queremos escribir primero hay que leer mucho, de todo, conocer varios géneros, probar autores desconocidos. Porque uno nunca sabe lo que se puede llegar a encontrar y dónde podemos descubrir una fuente más de inspiración.
    Así que espero que te pierdas en muchas historias, que vivas experiencias enriquecedoras y que te ayuden a crecer y a encontrarte con la escritora que vas a ser.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Hermoso post, disfruté mucho de leerlo y más porque me sentí identificada. Muchas veces lo pensé así.
    Yo también estoy de acuerdo que primero hay que perderse para luego encontrarse, que hay que explorar, que hay que adentrarse en todo lo que nos rodea e interesa para después entender qué es lo que nos gusta o qué es lo que queremos escribir y hacer.
    Yo escribo y lo hago desde muy chiquita, incluso desde que tengo uso de razón. Siempre escribí cosas distintas... siempre fui perdiéndome en todo lo demás. Por ejemplo, antes de los diez años escribía cuentos. Luego comencé escribiendo novelas, más tarde poemas y hoy descubrí que quiero escribir sobre filosofía, cultura y sociedad. Me encantan las ciencias sociales y el pensamiento filosófico y social; y creo que hoy me estoy encontrando como escritora más que nunca. Porque descubrí que es lo que me gusta, qué es lo que amo hacer y con qué me siento más cómoda escribiendo.
    Te recomiendo que busques todo eso que te gusta y te haga bien... todo eso que te inspira y te haga feliz: eso te lleva a escribir y diferenciarte de los demás. Hay que especializarse en lo que mejor se sabe hacer (y sobre todo nos guste y haga feliz). Yo, por ahora, soy feliz escribiendo sobre la sociedad (?) jaja.
    Te mando un beso :)

    Aylu♥

    ResponderEliminar

Nada de Spam!

"Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos"
Ray Bradbury