3 feb. 2016

La necesidad del futuro escritor




Nos encanta escribir, sentarnos frente a la computadora y tipiar por horas, llegar a ese punto final que indica que hemos ganado la carrera. Porque cuando uno se embarca en una historia no es cuestión de velocidad, si no de resistencia. 

Vamos por ahí diciendo a todo el mundo que vamos a ser escritores, que recuerden nuestro nombre que algún día van a verlo impreso en letras grandes en la portada de un libro, y no uno cualquiera, ni más ni menos que un best-seller. Total soñar es gratis.

En la oscuridad de la noche soñamos con el día en que conozcamos a alguien en un bar y podamos decirle “Soy escritor/a” y que podamos nombrar al menos un par de libros que hemos escrito y no solo darle el nombre del blog que tenemos y solo algunos leen. 

Pero antes de convertirnos en escritores propiamente dichos (¿alguien puede decirme cuando sucede eso porque yo todavía no lo he descubierto?) necesitamos inspiración y apoyo, pero no de nuestros amigos y familia. Ellos son simples mortales, no entienden el insomnio que puede causar una historia que aún no sabemos cómo finalizar. 

Necesitamos el consuelo de las únicas personas que si nos entienden: otros escritores. No cualquier escritor, tiene que ser un escritor que nosotros admiremos. Pero lo más importante es sentirse identificado. Si uno lleva a cabo una búsqueda exhaustiva puede encontrar que todo escritor ha dejado al menos una confesión por escrito. Un recuerdo de su pasado, un flashback de cuando todavía no eran escritores. Y es esa confesión redactada en un momento de nostalgia la que nos salva. 

Necesitamos saber que ellos también se han sentido inseguros en algún momento de su vida, que han tenido una adolescencia difícil, que nunca fueron del grupo de los populares, una prueba de que ellos también son humanos.

Todos los futuros escritores además de escribir, disfrutamos infinitamente leyendo y nada mejor que encontrarnos reflejados en ese autor que tanto admiramos.

Lo necesitamos. Lo necesitamos con urgencia. Porque descubrir que tu autor favorito empezó escribiendo cuentos de terror en los recreos mientras el resto de sus compañeros jugaban en el patio, significa que ellos no son tan distintos. Significa que nosotros no estamos tan lejos.

1 comentario:

  1. Hola Cati!
    Es cierto! Descubrir esos detallitos o anécdotas de escritores que admiramos los hacen más cercanos. Me acuerdo cuando leí Before I fall de la Oliver que leí no sé si al final del mismo libro que ella contó que escribió gran parte del libro en su celular de camino al trabajo. Eso me mató y me identifiqué con ella porque a veces me viene la inspiración cuando estoy por dormirme y necesito plasmarla en algún lugar antes de que me olvide y terminaba escribiendo notas en el celular. O a veces me inspiro con los sueños y también tenía que anotarlo.
    Así que debe ser genial charlar un rato sobre estos avatares de la escritura con un autor que admiremos mucho.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar

Nada de Spam!

"Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos"
Ray Bradbury