14 mar. 2016

No lo leas ahora




No lo leas ahora.

Léelo en la noche, sin luces, solo velas, o cuando estés cansado de que todo gire tan rápido.

Léelo dando vuelta la hoja y adivinando las palabras por sus letras. Empieza por el final y sorpréndete con cómo empezó todo. No me cuentes como sucedió porque no quiero saberlo. Me gustan las sorpresas.  

Léelo cuando estés solo y no quieras que la soledad se siente a tu lado. A veces es muy difícil estar solo, cuando quieres estar del otro lado del mundo.

Léelo cuando ya  hayas acabado con las noticias y te sepas el horóscopo de memoria. 

No pienses en mi cuando lo leas porque yo no voy a estar allí y solo podrás escuchar mi fantasma riendo en la habitación de al lado.

Léelo cuando haya demasiado silencio a tu alrededor y solo mis palabras ruidosas puedan acallarlo.

No lo leas en voz alta porque el ritmo y la cantidad interminable de excusas te dejaran sin aire.

Si aún no lo has descubierto, te anticipo que es una nota de despedida.

Así que no lo leas ahora.

No lo leas y así tal vez yo no me haya ido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nada de Spam!

"Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos"
Ray Bradbury