Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Flores desteñidas

Me quedo mirando el arte abstracto de mis venas.
Escribo un poema sobre cómo la sangre que gotea de mi nariz dibuja flores en la pileta del baño y me las quedo mirando. Me distrae su belleza. El goteo continua como lluvia, pero yo no me doy cuenta. El ritmo con el que mi sangre se escapa de mi es tan suave como mi respiración cuando duermo. Es como si cuerpo hubiera encontrado su música, una forma de desprenderse de si mismo. Porque sangrar es un poco como desprenderse, como dejarse llevar por el movimiento.
Pero algo me distrae y el hechizo se pierde.
Abro la canilla y el agua las destiñe. Tiro la cabeza hacia atrás y me trago el resto de las flores. 



No se olviden de seguirme en Instagram y Facebook

Entradas más recientes

Menos palabras

A veces, escribir quema

Libros que no leo

Los muertos, a veces, esperan

Escribir poesía

El gato negro de Poe

Escribir silencios

Cielo, pasto. Pasto, cielo.

Somos aliens

Temporada de tormentas

Seguidores